31 de agosto de 2011

TRATAMIENTO

Tratamiento de la dislexia

Afortunadamente, con la ayuda adecuada, la mayoría de los niños con dislexia pueden aprender a leer y desarrollar estrategias que les permitan estar en la clase que les corresponde.
Por lo general, trabajan con un tutor o maestro especialmente capacitado, o con un especialista en lectura para aprender a leer y escribir, y sobrellevar su problema. El maestro, psicólogo o pediatra de su hijo puede recomendarle un terapeuta académico, también llamado terapeuta educativo o terapeuta académico del lenguaje, el cual está capacitado para trabajar con niños con dislexia.
En los Estados Unidos, la ley federal otorga a los niños con dislexia (bajo ciertas circunstancias) el derecho a recibir ayuda especial en escuelas públicas, como educación especializada, tiempo extra para completar exámenes o la tarea, o ayuda para tomar notas. Los padres de niños diagnosticados con dislexia deben analizar estas leyes y adaptaciones con el personal de la escuela.


DIAGNOSTICO

Diagnóstico de la dislexia

Generalmente, la dislexia se diagnostica durante la escuela primaria. En algunos casos, no se hace evidente hasta que el niño es mayor y debe leer y comprender material más extenso y complejo. Los constantes problemas con la lectura avanzada, la ortografía y el aprendizaje de un idioma extranjero pueden ser signos de un adolescente aunque brillante, con dislexia.
El retraso en la detección de dislexia en los niños puede provocar problemas de lectura más serios y problemas de autoestima. Por este motivo, es de suma importancia reconocer los síntomas precozmente en la escuela primaria y comenzar a tomar clases de lectura de inmediato.
En los niños de edad preescolar y escolar, algunos signos de dislexia pueden incluir dificultades para lo siguiente:
  • aprender a hablar
  • pronunciar palabras más extensas
  • rimar
  • aprender la secuencia del alfabeto, los días de la semana, los colores, las formas y los números
  • aprender los nombres de las letras y los sonidos
  • aprender a escribir su propio nombre
  • aprender a identificar las sílabas (va-ca en vaca) y los sonidos (fonemas: f-e-o en feo) en las palabras
  • reproducir palabras simples
  • leer y escribir palabras con la secuencia correcta de letras ("eso" contra "ose")
  • escribir a mano y lograr coordinación motriz fina
Estos mismos signos de dislexia podrían presentarse en niños mayores, adolescentes y adultos, y es posible que también ellos:
  • lean y escriban por debajo de su nivel escolar
  • eviten leer y escribir
  • demoren más tiempo para realizar tareas de lectura y escritura, y exámenes
  • presenten dificultad para aprender un idioma extranjero
La dislexia es un legado de familia. Los niños de padres que han tenido dificultades de lectura son propensos a presentar estos mismos problemas. Además, los niños de edad preescolar con dificultades para aprender a hablar tienen mayor riesgo de padecer dislexia. El progreso de la lectura en los niños con alguno o ambos de estos factores se debe controlar cuidadosamente.
La dislexia solo se puede diagnosticar formalmente a través de una evaluación integral, realizada por un especialista en lectura o psicólogo, ya sea dentro del ámbito de la escuela o la comunidad. Los pediatras, normalmente, conocen los signos de dislexia y pueden orientar a la familia para recibir la ayuda correspondiente. Es importante que la persona que evalúe al niño cuente con la capacitación adecuada y tenga experiencia en casos de dislexia.

DISLEXIA

Leer puede resultar una tarea sencilla y automática para las personas que no presentan ninguna dificultad. Sin embargo, leer resulta una actividad compleja y difícil para nuestro cerebro, por lo que no debe extrañarnos que a tantos niños les cueste.

De hecho, entre el 15% y el 20% de la población de los Estados Unidos posee un trastorno específico de lectura llamado dislexia, el cual representa la principal causa de problemas de lectura en la escuela. Sufrir de problema de aprendizaje puede provocar frustración e inseguridad, especialmente cuando permanece sin recibir diagnóstico durante mucho tiempo.
La buena noticia es que la dislexia puede detectarse precozmente y los niños que la padecen pueden convertirse en buenos lectores a través de la enseñanza.

Lectura y dislexia

La mayoría de los niños aprenden a leer al reconocer cómo los sonidos forman las palabras (conciencia fonémica) y luego relacionar estos sonidos con las letras del alfabeto (conciencia fónica). Luego, los niños aprenden cómo combinar estos sonidos para formar palabras y, finalmente, pueden reconocer de manera instantánea las palabras que ya han visto muchas veces con anterioridad.
Leer se asemeja a andar en bicicleta: se deben realizar varias actividades a la vez en el momento preciso. Con práctica, los lectores aprenden gradualmente a leer las palabras de manera automática, de modo que pueden centrar su energía mental en comprender y recordar lo que han leído.
Los niños con dislexia, presentan dificultades de conciencia fonémica y fónica. Las investigaciones han demostrado que la dislexia se produce debido a problemas sutiles en el procesamiento de la información, especialmente, en las zonas del cerebro relacionadas con el lenguaje. Por este motivo, la lectura no se convierte en un proceso automático sino que permanece lento y dificultoso. Cuando el niño encuentra dificultades en estos primeros pasos de lectura, se ve afectada la comprensión y es probable que esto lleve a la frustración.
Es común suponer que la dislexia implica invertir el orden de las letras o palabras, por ejemplo "are" en lugar de "era". Este tipo de problema puede deberse a la dislexia, pero la inversión del orden es muy común en todos los niños hasta el primer o segundo grado, no solo en los niños con dislexia. El principal problema para los niños con dislexia es la conciencia fonémica, fónica y el rápido reconocimiento de las palabras.

METODO DAVIS

METODO DAVIS
En 1980, a los 38 años de edad, Ron Davis corrigió su propia dislexia cuando encontró una manera de eliminar las distorsiones perceptuales más comunes, por primera vez en su vida pudo leer y disfrutar un libro.
Después de hacer investigaciones clínicas independientes y de trabajar con expertos de diferentes campos, Ron perfeccionó su programa para corregir la dislexia en adultos y niños.
En 1982, Ron Davis y la Dra. Fatima Ali, Ph.D., abrieron el Reading Research Council Dyslexia Correction Center en California, obteniendo un 97% de éxito al ayudar a sus clientes a superar sus problemas de aprendizaje.
En 1995 la Davis Dyslexia Association empezó formalmente a entrenar a otros en los métodos Davis, cada vez más personas en el mundo han ido completando su entrenamiento y han cumplido con los rigurosos estándares de calidad que se requieren para conseguir la certificación y poder ser proveedores del Programa Davis  para la Corrección de la Dislexia (Davis Dyslexia Correction.
El Programa Davis está basado en el descubrimiento de que muchos individuos que tienen problemas de aprendizaje tienen una habilidad natural de cambiar o alterar sus percepciones mentales y físicas, ellos utilizan esta habilidad perceptual para facilitar el proceso creativo, aumentar su rendimiento físico, mejorar su proceso de pensamiento o resolver la confusión.
Pero cuando tratan de utilizar esta habilidad para resolver la confusión de los símbolos de lenguaje o de los símbolos numéricos, puede causar distorsiones que afecta la visión, oído, balance, habilidades motoras, sentido del tiempo y el lenguaje.
Las personas que desarrollan dislexia piensan en imágenes y no con las palabras; tienen una gran imaginación y son muy creativos; tratan de resolver los problemas viendo el todo en lugar de verlo por partes, el Programa Davis para la Corrección de la Dislexia le ofrece al estudiante con dislexia un método diferente para aprender que concuerda con sus habilidades y sus talentos mentales naturales.
Cuando la persona reconoce estos talentos mentales, desarrollan un sentido renovado de confianza en sí mismos.
Cuando empiezan a utilizar los métodos de estudio adecuados a su estilo de aprender, el progreso se nota y cada vez es más consistente.
Durante el Programa Davis, los alumnos obtienen experiencia usando esta habilidad y empiezan a clarificar muchas de sus confusiones básicas relacionadas a las letras, palabras, números y otros símbolos del lenguaje.
También aprenden a utilizar habilidades especiales de estudio, que están adaptadas a su manera de aprender y percibir. El Programa Davis le da al alumno control con herramientas de autoayuda.

METODO TOMATIS

video